Tratamiento de Belleza en Valladolid

SKIN DERMA CONTROL

TRATAMIENTOS PARA PIELES SENSIBLES, CON ROJECES, ALÉRGICAS Y REACTIVAS.

Proponemos un tratamiento en tres fases. El principal objetivo va a ser activar las funciones naturales de la piel, con ello pretendemos lograr mejorar su capacidad de resistencia, aumentar su contenido en agua y finalmente combatir o ralentizar el envejecimiento. De esta manera, minimizaremos el riesgo de alergias y reacciones cutáneas.

  • Protocolo del tratamiento
  • FASE 1
  • FASE 2
  • FASE 3
  • Más Info

✓ Duración: 70 minutos

Nº de sesiones: dependiendo del estado de la piel.

✓ Resultados: visibles desde la primera sesión

Indicado para: piel sensible propensa a la irritación y la tirantez, piel con una importante falta de calma y uniformidad, piel afinada y sin elasticidad, piel con extrema sequedad.

Se recomienda completar el tratamiento con los productos específicos para el mantenimiento en casa.

Limpieza con Foam cleanser, espuma limpiadora concentrada con perlas de jojoba. Su agradable espuma limpia suavemente, pero intensamente, sin resecar la piel. Las perlas microfinas de jojoba realizan un agradable y ligero masaje ayudando a eliminar las células muertas de la superficie cutánea.

A continuación, aplicaremos un Peeling Enzimático suave y efectivo. Este extraordinario peeling se activa en contacto con el agua dejando una piel fina y aterciopelada. Posteriormente se aplicará un peeling AHA, Skin Results Serum, que es un sistema multifase de exfoliación que, en distintas concentraciones (Index: 20, 40 y 60), garantizan resultados que la clienta puede ver y sentir. Sus ingredientes activos estimulan la regeneración celular, mejora la textura de la piel, unifica el tono y finalmente mejora profundamente la hidratación de la piel. Los resultados son piel más suave, luminosa y uniforme.

Activación: Nuestros “Somis”, una extraordinaria y eficaz revolución de la cosmética.

La utilización de “Somis” en esta fase es fundamental, sobre todo en este tipo de pieles en las que los cambios bruscos de temperatura, los rayos solares y la polución de las ciudades agreden a estas pieles de forma abrupta. Como consecuencia la piel reacciona deshidratándose, enrojeciéndose, se afina excesivamente y sus defensas naturales disminuyen; provocando un deterioro rápido y precoz de la piel cutánea.

La fase “Activación” con nuestros “Somis” penetran hasta la capa basal de la estructura de la piel, esto se logra gracias a la formulación en forma de liposoma de este producto que no sólo actúa como vehículo potenciador de principios activos, sino como un elixir único capaz de rejuvenecer de forma asombrosa la piel. 9

Beneficios:

Aporte de nutrientes que estimulan su renovación celular y su correcto proceso metabólico.

Vitamina E: mejora la epitelización de la piel, estimula la forma natural de hidratarse la piel. Además, protege las células de los radicales libres y de un envejecimiento prematuro causado por la radiación solar.

Poder antiinflamatorio

✓ Antioxidante.

Tratamiento específico: dependiendo del estado actual de la piel: ya sea descamada, con rojeces, cuperosis, muy alterada y profundamente deshidratada, aplicaremos un tratamiento dermoreparador (Sicca Repair Balm, Skin Normalizing Crema, Sensitive Calming Sleep, Sensitive Anti-Aging, Hidro Active “máxima hidratación con ácido hialurónico”, etc.)

Tiene un gran efecto calmante y sobre todo antiinflamatorio. La piel se desestresa, se relaja e hidrata profundamente. Con ello logramos una piel más uniforme y tersa, llegando a mejorar la tirantez e inflamación.

Si tienes cualquier duda sobre este tratamiento o cualquier otra cuestión, por favor, rellena el siguiente formulario.

    Nombre*
    Teléfono
    Email*
    Tu mensaje*

    Consentimiento para el tratamiento de datos

    MARIA PILAR MORQUECHO DEL OLMO es el Responsable del tratamiento de los datos personales del Usuario y le informa que estos datos serán tratados de conformidad con lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 de 27 de abril de 2016 (GDPR), por lo que se le facilita la siguiente información del tratamiento:

    Fin del tratamiento: mantener una relación comercial y el envío de comunicaciones sobre nuestros productos y servicios.

    Criterios de conservación de los datos: se conservarán mientras exista un interés mutuo para mantener el fin del tratamiento y cuando ya no sea necesario para tal fin, se suprimirán con medidas de seguridad adecuadas para garantizar la seudonimización de los datos o la destrucción total de los mismos.

    Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros, salvo obligación legal.
    Derechos que asisten al Usuario:
    - Derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento.
    - Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos y a la limitación u oposición al
    su tratamiento.
    - Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (agpd.es) si considera que el
    tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.

    Datos de contacto para ejercer sus derechos:
    Dirección postal: MARIA PILAR MORQUECHO DEL OLMO. C/ Simón Aranda, s/n, bajo, 47002 Valladolid. Email: info@pilarmorquecho.com

    Las pieles sensibles suelen reaccionar de una manera rápida y excesiva a los cambios de temperatura, al frío, al viento, a los productos de higiene personal irritantes, a productos no adecuados o incorrectos. Las rojeces son en mayor o menor medida muy desagradables y molestas. Estas rojeces se pueden manifestar en distintos tipos de pieles: secas, grasas o mixtas. Una vasodilatación de la circulación facial, causada con frecuencia por cambios de temperatura,

    Pueden llegar a desencadenar una cuperosis, esto es debido o como consecuencia de que los capilares dilatados no son capaces de volver a su tamaño habitual por la pérdida de elasticidad, haciéndose cada vez más acentuados y visibles.

    Oxigenación de la piel, que se consigue al eliminar todas las células muertas e impureza acumuladas de forma minuciosa y profunda, con lo que la piel se torna más luminosa, más suave y tersa. La sensación es de un gran bienestar y confort.

    Mayor absorción de los cosméticos aplicados, una vez oxigenada la piel, mejorando los resultados conseguidos, ya que se potencia la eficacia y eficiencia de los mismos por su gran penetrabilidad.

    Resultados espectaculares, mejorando la luminosidad cutánea y la hidratación profunda de la piel. Con ello, desaparecen la sensación de fatiga y cansancio del rostro, se consigue una piel más saludable, se incrementa la suavidad y elasticidad cutánea y, por ende, un rostro más bello.

    ✓ Lo primero es determinar el tipo de piel. No es lo mismo realizar una limpieza profunda de la piel a una piel seca que a una piel grasa, o a una piel comedogénica (pieles con excesiva producción de puntos negros y los molestos milium), o una piel con dermatitis, rosácea o acné. Por tanto, una vez determinada esta primera fase, procederemos a valorar las alteraciones y necesidades específicas que cada una de estas diferentes pieles presenta.

    ✓ La frecuencia o intervalo entre una limpieza profunda de la piel y la siguiente es muy variable, ya que habrá que tener en cuenta factores como: necesidad concreta en un momento concreto, estilo de vida, alimentación, medicación (en el caso que el cliente se encuentre con algún tratamiento médico), clima y cuidados diarios que la clienta lleva a cabo. Sin embargo, una buena pauta orientativa sería realizar una limpieza profunda de la piel del rostro en cada cambio de estación.

    ALGUNOS CONCEPTOS SOBRE LA ESTRUCTURA DE LA PIEL Y SU CUIDADO

    PILAR MORQUECHO - CENTRO ESTÉTICO EN VALLADOLID

    • ¿Qué es la piel?
    • ¿Cuantas capas tiene la piel?
    • ¿Por qué cuidar la piel?
    • ¿El secreto de una piel sana?

    La piel es un órgano vivo y dinámico. Es el órgano más extenso de nuestro cuerpo, de hecho, pesa entre tres y cinco kilogramos y extendida ocuparía una superficie de hasta 18 m2. Así, la piel y sus anexos (cabello, glándula sebácea, glándulas sudoríparas, terminaciones nerviosas y las uñas) forman la estructura tegumentaria. Entre sus muchas funciones está la de la protección del organismo ante agentes externos como las bacterias, las sustancias químicas e incluso la luz y la temperatura. En este sentido, la piel forma una barrera que impide el paso a nuestro cuerpo de elementos nocivos y gérmenes, además, regula el metabolismo al impedir la salida de sustancias (líquidos y células) de nuestro organismo. Por otra parte, realiza la función de control de la temperatura corporal para protegernos de cambios bruscos de la temperatura ambiental (del frío y del calor) y, por último, transforma los rayos del sol en vitamina D (sustancia imprescindible para un buen estado óseo).

    La piel se compone de tres capas principales y bien diferenciadas: la epidermis, la dermis y la hipodermis o tejido subcutáneo.

    ✓ La capa más externa, la epidermis, es la más delgada (tiene por término medio un milímetro de espesor), siendo más gruesa en las palmas de las manos y plantas de los pies y más delgada en los párpados. La epidermis está formada por tres tipos de células: escamosas o queratinocitos, basales y melanocitos. Las células escamosas son las más abundantes, representan aproximadamente el 90% de la población celular y se renuevan continuamente. Las células basales se hallan debajo de las células escamosas, en la base de la epidermis. Por último, los melanocitos son los encargados de la producción de melanina que es un pigmento que contribuye al color de la piel, protegiéndonos de los posibles efectos adversos o negativos de los rayos solares.

    La dermis forma la mayor proporción de la piel y constituye el verdadero soporte de este órgano. Tiene un espesor de unos cuatro milímetros. Está dividida en tres zonas que, de un nivel más superficial al profundo, son: dermis papilar, dermis reticular y dermis profunda. En ella, se encuentran un complicado sistema de fibras entrelazadas, embebidas de una sustancia llamada “sustancia fundamental”. Además, en esta capa se hallan los anejos cutáneos, los cuales son de dos tipos: 1) córneos (pelos y uñas) y 2) glandulares (glándulas sebáceas y glándulas sudoríparas). También se encuentran los vasos sanguíneos que irrigan toda la piel y las terminaciones nerviosas. Las principales células que forman la dermis se denominan fibroblastos que son los encargados de producir las fibras de colágeno y elastina y la sustancia fundamental. Además, en esta capa dérmica se encuentran distintas células del sistema inmunológico (linfocitos, macrófagos, eosinófilos y mastocitos) presentes en número variable dependiendo del estado de la piel y aumentando cuando existe inflamación.

    La hipodermis es la capa más profunda de la piel. Denominada también tejido celular subcutáneo o panículo adiposo. En ella existe gran multitud de adipocitos (células grasas). La grasa forma un tejido metabólico muy activo protegiendo al organismo (función de amortiguación y aislamiento térmico).

    Es imprescindible y necesario realizar una limpieza facial minuciosa y profunda. De esta forma, ayudaremos a la piel a eliminar impurezas, desbloquear los poros obstruidos por la suciedad y la grasa, evitando con ello la aparición de granitos y puntos negros, con lo que conseguiremos ralentizar un envejecimiento prematuro de la piel.

    La constancia, la disciplina y el hábito de llevar a cabo una buena limpieza profunda de la piel del rostro.

    Es muy importante realizar previamente un adecuado análisis y diagnóstico de la piel, es decir, determinar qué tipo de piel tienes, que necesidades la acucian y cómo ayudarla para que luzca sana.

    Tratamientos relacionados